Himno de Intendenciaingenieros

Dichoso yo que piso el noble santuario
En que las palmas brillan bañadas por el sol,
que irradia sus destellos sobre el escapulario
rojo y gualda, que un día juré como español.
Sellando las murallas de torres de granito,
de mi patrona santa, la cuna puedo ver;
y el eco santo de ésta, sin duda alguna, el grito
que trázame imperiosa la ruta del deber.

Tres santos ideales,
cual faros de mi vida,
alumbran mi camino
con mágico fulgor:
Nuestro invicto caudillo
la Patria bendecida
y el más inmaculado
e incontrastable honor.

¡Cadetes!, entre nosotros
no hay sitio para el que olvida
que incluso la propia vida
por la Patria se ha de dar
y si alguno lo olvidase
¡ que no ciña espada al cinto !
¡ ni vuelva el noble recinto
de la Intendencia a pisar !

Dichoso yo que, joven,
con ilusiones riego
las palmas que florecen
ante la luz del sol.

Dichoso yo si un día
ante mi Patria llego
a demostrar que supe
ser soldado español.